Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica – EPOC

 

 

Índice

  1. ¿Qué es la enfermedad pulmonar?
  2. ¿Qué es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)?
  3. ¿Qué síntomas presenta?
  4. Causas de la enfermedad pulmonar
  5. ¿Cómo se diagnostica la EPOC?
  6. ¿Se puede prevenir?
  7. Tratamiento de la EPOC
  8. ¿Qué especialista lo trata?

 

¿Qué es la enfermedad pulmonar?

Se considera enfermedad pulmonar todas aquellas afecciones que impiden que los pulmones trabajen adecuadamente. Existen tres tipos principales de enfermedad pulmonar:

  • Enfermedades de las vías respiratorias: afectan a las vías aéreas o respiratorias que transportan el oxígeno y otros gases dentro y fuera de los pulmones. Normalmente se trata de un estrechamiento u obstrucción de las vías respiratorias. Las más comunes son: asma, enfisema pulmonar, bronquiectasia y bronquitis crónica.
  • Enfermedades del tejido pulmonar: afectan a la estructura del tejido del pulmón. La inflamación del tejido pulmonar hace que los pulmones no puedan expandirse totalmente, cursando con una enfermedad pulmonar restrictiva. Esto provoca dificultad para los pulmones al captar oxígeno y liberar el dióxido de carbono, por lo que los pacientes son incapaces de hacer una respiración profunda. Las enfermedades más comunes son la fibrosis pulmonar y la sarcoidosis.
  • Enfermedades de la circulación pulmonar: afectan a los vasos sanguíneos pulmonares, por una coagulación o inflamación. Impiden captar oxígeno y liberar dióxido de carbono correctamente pero también pueden afectar a la actividad cardíaca. La enfermedad más común es la hipertensión pulmonar

 

¿Qué es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) pertenece al grupo de enfermedades pulmonares y se caracteriza por dificultar la respiración y obstruir los bronquios. En los casos más graves puede provocar la destrucción del pulmón. Esta enfermedad no reversible abarca diferentes patologías:

  • Enfisema pulmonar.
  • Bronquitis crónica.
  • En algunos casos, afectación por asma de larga duración.

 

El principal procedimiento diagnóstico
es una prueba de espirometría.

 

¿Qué síntomas presenta?

Es posible que en las etapas iniciales la enfermedad no presente síntomas o lo haga de forma leve. Sin embargo, a medida que empeora, suelen aparecen los siguientes:

  • Tos (con o sin flemas).
  • Fatiga o cansancio.
  • Infecciones respiratorias recurrentes.
  • Sensación de presión en el pecho.
  • Dificultad para respirar o disnea.
  • Dificultad para inhalar el aire.
  • Sibilancias o pitos.

 

Causas de la enfermedad pulmonar

La principal causa de enfermedad pulmonar se relaciona con la exposición a irritantes que lesionan los pulmones y las vías respiratorias. El más común es el humo del tabaco, al inhalarlo como fumador activo o pasivo. También son irritantes el aire contaminado, los vapores químicos o el polvo del medio ambiente o del trabajo.

 

¿Cómo se diagnostica la EPOC?

 

El principal procedimiento diagnóstico es la espirometría. Consiste en una sencilla prueba a la que normalmente se someten pacientes fumadores y mayores de 40 años, sobre todo si presentan problemas respiratorios. Otros pacientes a quienes se les realiza la prueba son aquellos que hayan tenido una exposición continuada a productos de degradación de la biomasa, así como los que presentan riesgo laboral. 

Es habitual acompañar la realización de la espirometría de una prueba de evaluación nutricional, radiografía de tórax o tomografía computarizada y un análisis de sangre. También se puede llevar a cabo un estudio de otras enfermedades asociadas a la EPOC, como:

 

¿Se puede prevenir?

La mejor forma de prevenir la enfermedad pulmonar es no fumar o dejar de hacerlo antes de que se presente la enfermedad pulmonar. Si el paciente ya sufre enfermedad pulmonar debería dejar de fumar de inmediato para prevenir complicaciones y retrasar la progresión de la enfermedad.

También debería evitarse la exposición a los irritantes ya mencionado y se recomienda cumplir de forma estricta con los tratamientos, ya que ayudarán al paciente a respirar mejor y sentirse más activo.

 

Tratamiento de la EPOC

Los objetivos básicos del tratamiento de la enfermedad pulmonar son:

  • Aliviar los síntomas.
  • Retrasar la progresión de la enfermedad.
  • Mejorar la capacidad de mantenerse activo (haciendo ejercicio).
  • Prevenir y tratar las posibles complicaciones de la enfermedad.
  • Mejorar la salud del paciente.

Además, el médico recomendará broncodilatadores e incluso una combinación entre broncodilatadores con glucocorticosteroides (esteroides) inhalables. También habrá casos en que se recomiende la rehabilitación pulmonar, oxigenoterapia, cirugía de reducción del volumen pulmonar e incluso trasplante de pulmón, en los casos más graves.

 

¿Qué especialista lo trata?

El neumólogo será el especialista encargado del diagnóstico y tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.